OpiniónOpinión Pública

Renuencia a “hermanarse” con el PAN

OPINIÓN PÚBLICA
Por Felipe Martínez Chávez
Renuencia a “hermanarse” con el PAN 

Nada bien ha caído en las bases prisitas la instrucción de “Alito” Cárdenas, el pastor nacional, para que en Tamaulipas el Revolucionario juegue la gubernatura en alianza con sus eternos contrincantes, los azules. 

Es una molestia que tendrá su reflejo en las urnas el cinco de junio del 2022. La cosecha no será por los 130 mil votos que alcanzaron en el reciente proceso. 

Los auténticos tricolores, aquellos que guardan todavía un principio revolucionario, aunque muy profundo, saben que sus enemigos son los ricos, hacendados, empresarios explotadores, los conservadores como les dice López Obrador. 

El jefe estatal del PRI, Edgardo Melhem Salinas ha recorrido el estado en una aparente consulta de si es viable la alianza con sus contrincantes. La verdad es que quiere imponerla. 

No todos le responden positivamente, como es el caso de Raúl García Vallejo, el pastor de lo que queda de la Liga de Comunidades Agrarias, la centenaria organización que solo educó a sus socios para votar por la cargada. 

Luego de reunirse con Melhem, García (quien por cierto es terrateniente en el municipio de González) expresó sus dudas sobre esa alianza demoniaca PAN-PRI-PRD; “necesitamos hablar con los integrantes de los partidos que desean hacer la alianza”, dijo ese mismo día. 

Se refería a los acuerdos de la repartición del “pastel” ¿cuánto les puede tocar? La respuesta es que nada. Solo hay una chamba y es la de Gobernador. 

De esa posible alianza el candidato será azul y, el máximo compromiso que puede hacer, es “entregarles” una subsecretaría de Desarrollo Rural… Si ganan. 

¿Qué otros compromisos? Si el PRI, en los últimos 25 años, les negó como sector candidaturas a diputados, menos las va a conceder el PAN. 

Al decir de los pastores del voto verde, como Florentino Aarón Sáenz, el “capital” de la organización son (eran) 260 mil electores. En otros tiempos fue la cifra que “vendieron” para ellos gozar de las mieles del presupuesto. En la práctica apenas un puñado le fueron fieles a su partido. 

El voto verde ya no existe. De la elección del 2019 ¿cuántos de los 90 mil sufragios priistas provenían del campo? Para ser claros, ni de los comisariados ejidales. Se vendieron con la oposición. Los campiranos se “arreglan” con pesos. Es al son al que bailan. 

Menos existe el sector popular ¿cuántos de los 60 mil militantes son cenopistas?. Atrás quedaron los 200 mil del Movimiento Territorial y otro tanto de la CNOP del que presumían hace algunos ayeres. 

En 2018 el entonces dirigente del área, Humberto Valdez Richaud decía que contaban con 80 mil afiliados en cada una de las organizaciones. Sin embargo, por los resultados en la elección de diputados y alcaldes de ese año, pocos fueron fiel. 

Hace algunas horas, uno de los íconos del priismo tamaulipeco, ex dirigente estatal de la Confederación de Organizaciones Populares, Roberto González Barba –algo debe saber- publicó en redes que la alianza de Prián-PRD es un hecho, e instó a “dejar de lado las ofensas y grillas baratas”. 

Agregó que “éramos amigos, pero pronto estaremos hermanados”, y confirma que la unión se dará en Tamaulipas. 

Ni tardos ni perezosos, prominentes priistas condenaron la posible “hermandad”. 

Benito Sáenz Barella, miembro del CDE, ex candidato a diputado y alcalde por Reynosa, escribió: “Esperemos que NO!!” y agrega en otros comentarios que “aliarnos con el PAN representa unirnos al partido con más rechazo en Tamaulipas”. 

Se dan en contra otros comentarios, hasta que alguien dice: “Debemos hacer lo que los campesinos han llamado la Tregua de Dios” (de sus explotadores). 

Con un cacicazgo de 25 años de Edmundo García Román, la CTM está desmembrada. Las federaciones regionales trabajaron con el PAN desde el 2016, 2019 y 2021. Alguien fue diputado local por los colores celestes. 

El 15 de mayo del 2021, desde Nuevo Laredo, García Román daba “línea” para que sus huestes imaginarias votaran por la fórmula del PAN. Recorrió Tamaulipas para promover a los adversarios y no a su partido. 

Se presupone que es el gerente de uno de los sectores pilares del Revolucionario Institucional, o lo era. 

Si dejamos un poco eso de partidos y políticos, mire que este jueves se reunió la Asamblea Universitaria de la UAT, jornada en la cual se aprobaron propuestas para actualizar el reglamento en materia de educación media superior, modificaciones a la estructura organizacional y para la creación de Unidades Regionales de Transferencia del Conocimiento. 

El evento se hizo a nivel presencial en ciudad Victoria y a distancia con las demás sedes universitarias, en que el Rector José Andrés Suárez Fernández, dijo que las iniciativas permitirán seguir avanzando en su funcionamiento y continuar trabajando en el cumplimiento de su misión al servicio de la sociedad. 

Aparte, que no panda el cúnico pero este jueves se reúne el INE para aprobar los proyectos de sanciones a candidatos y partidos, según el proceso del seis de junio. Hay multas para todos. Ya veremos cómo les fue a los paisanos, postulados por partidos e independientes. No se vale llorar. 

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: