Cabrito NewsOpinión

«Talacha» con paisanos

Cabrito News

Por Homero Hinojosa

«Talacha» con paisanos

De manera calladita y discreta, México inició esta semana en California una serie de “Foros Consultivos”. Se trata de un esquema novedoso de reuniones abiertas en las que los migrantes de nuestro país conversan directamente con miembros del Gobierno de AMLO.

El objetivo es hablar “sin pelos en la lengua” de lo difícil que les resulta sobrevivir en el vecino país.

El primero de estos foros, organizado por el Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME), se celebró en San Francisco el pasado domingo 17. El lunes 18 se hizo en Sacramento, el martes 19 en Fresno y el 20 en Los Angeles.

El formato de estos foros es a manera de reunión abierta en la que los asistentes pueden presentar sus necesidades y lanzar sus propuestas en comités para elaborar un informe por zona.

El contenido de estas reuniones pasará a formar parte del Plan Nacional de Desarrollo, un documento global y estratégico que definirá un conjunto de metas a seguir en el tema migratorio durante el sexenio del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

La idea es hacer llegar este documento a todas las oficinas del Gobierno. Lo interesante es que este reporte tendrá la aportación de los migrantes en Estados Unidos, de viva voz, y no de terceros cuyas observaciones muchas veces resultan sesgadas.

Se tienen programados más de una decena de foros. Las siguientes fechas serán en San Antonio el 29 de marzo, Houston el 30 y Dallas el 31.

En el vecino país del norte habitan poco más de 12 millones de inmigrantes mexicanos, según datos del IME. De ellos, se calcula que la mitad son indocumentados. Además, hay 35 millones de personas con ascendencia mexicana a los que México reconoce también como ciudadanos.

Esta iniciativa de hacer “talacha con los paisanos” por parte del gobierno morenista no es ninguna novedad. Durante su campaña, el actual presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió en diversos encuentros que los mexicanos radicados en Estados Unidos tendrían un lugar especial en la agenda de asuntos de su gobierno.

Uno de los objetivos, según el IME, es tomar en cuenta por primera vez la voz de las personas que viven de este lado igual que las que viven en México.

Otro objetivo es complementar la labor de los consulados, que son espacios importantes donde se ofrece ayuda, pero que están separados de la problemática real de la comunidad.

A pesar de estos esfuerzos transfronterizos, el tema migratorio en México sigue siendo conducido bajo una dinámica unilateral.

En Estados Unidos se vuelve cada vez más un asunto urgente, incluso ya de “seguridad nacional”, pero lamentablemente se sigue contemplando este problema internacional como uno de política interior.

Esta misma semana, por ejemplo, al menos 500 inmigrantes indocumentados fueron liberados en El Valle de Texas debido a la saturación de los centros de detención migratoria.

La práctica es comúnmente llamada “catch and release” (capturar y liberar) y ha sido criticada por Donal Trump, pero se sigue ejecutando debido a la saturación den los centros de detención.

Es un hecho que los gobiernos de México y Estados Unidos deben pasar de la retórica ya desgastada a la acción más directa, de las buenas intenciones a rutas específicas de estrategia bilateral para controlar el flujo migratorio y garantizar el respeto a los derechos humanos de los “paisanos” que viven al norte Del Río Bravo.

¿Las cosas serían diferentes si la demócrata Hillary Clinton hubiera resultado presidenta? Lo más probable es que sí, comenzando con el hecho de que no estaría la amenaza actual de un muro encima y una “cacería de indocumentados” intimidando a nuestros paisanos.

Ojalá que estos foros consultivos sean una herramienta más para que el Gobierno de México actúe con eficacia en política exterior y se convierta en un instrumento clave a la hora en que ambos países se sienten a charlar, ya seriamente, del tema migratorio.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: