Cabrito NewsOpinión

Qué falló en Venezuela

Cabrito News

Qué falló en Venezuela

Homero Hinojosa

Para muchos fue un golpe de estado. Para otros fue una insurrección anunciada. A fin de cuentas, la Operación Libertad del 30 de abril en Venezuela se considera como un alzamiento fallido.

A Juan Guaidó le faltaron unos «Avengers» venezolanos…

Apenas intentaba asomarse el sol ese martes cuando Guaidó transmitió un mensaje acompañado de un grupo de militares convocando a los ciudadanos a salir a las calles a manifestarse, adelantando así la cita que estaba programada originalmente para el 1 de mayo.

Ilusamente, muchos pensaron que la crisis política venezolana podría llegar a un desenlace en cuestión de horas. Con elementos militares leales, gases lacrimógenos y tanquetas, Nicolás Maduro buscó ahuyentar, intimidar y aplastar a los manifestantes. La imagen captada en vivo por la televisión de una de las tanquetas, lanzándose para atropellar a decenas de personas, se convirtió en viral en cuestión de minutos.

Guaidó decidió iniciar la batalla por la libertad desde la base aérea de La Carlota, una instalación militar clave ubicada en un lugar estratégico de Caracas. Lo acompañó Leopoldo López, el más emblemático de los dirigentes políticos venezolanos quien acababa de ser liberado por los funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin).

Iniciaba así un pequeño movimiento de rebelión castrense en donde participaron alrededor de 40 militares entre los que se encontraban 25 que la tarde del martes acudieron a la embajada de Brasil a buscar asilo.

Lo sucedido el 30 de mayo fue sin duda una apuesta peligrosa para Guaidó, una jugada de alto riesgo. Y ciertamente tuvo la respuesta de miles de seguidores y simpatizantes que salieron a las calles a protestar.

Pero… ¿por qué falló el levantamiento?

Según analistas internacionales había un plan de «quiebre mayor» de la FANB que no se dio. Guaidó quizá se quedo esperando un apoyo que nunca llegó. Tanto el llamado «segundo presidente de Venezuela», como López, plantearon una acción que no halló respuesta en el mundo militar.  Era una acción muy audaz pero en la que se dejaron fuera elementos esenciales del mundo castrense.

Además el lugar seleccionado para iniciar la insurrección no fue precisamente el ideal. Tampoco el personal militar que acompañó a Guaidó y López, pues eran uniformados sin comando de tropa que no inspiraban a seguir el llamado de insurrección.

En estrategia militar un «efecto dominó» solo ocurre cuando oficiales con mando de tropa o con poder de fuego se pronuncian o abandonan una lealtad y son seguidos por otros. Si no tienen comando ni poder de fuego, no encuentran respuesta del resto de los efectivos.

Un segundo error que quizá cometió Guaidó fue precipitar su jugada por desconfianza en sus interlocutores. El lunes 29 corrieron fuertes rumores de que el gobierno de Maduro se estaba preparando intensamente para contrarrestar las marchas originales programadas para el 1 de mayo. Guaidó se la jugó y anticipó apresuradamente su plan desde el martes buscando manejar el factor sorpresa, pero de manera claramente desorganizada.

Y finalmente queda como contexto el apoyo discrecional que países como Estados Unidos dieron a la Operación Libertad. Su intervención no prosperó más allá de respaldos verbales y un débil pronunciamiento de que los norteamericanos estaban monitoreando de cerca lo acontecido en Venezuela (en el caso de México, la posición fue totalmente neutral como es de costumbre).

A fin de cuentas lo ocurrido el 30 de abril queda como una lección de mucho valor para la oposición venezolana.

Se debe tomar como un aprendizaje útil para entender que el derrocamiento que buscan del presidente Maduro no se concretará mientras no existan mecanismos políticos, diplomáticos, militares más efectivos y realistas, sea para invitarlo a dejar el poder y negociar su salida o bien para aplicar el uso de una fuerza extrema que implicaría gran derramamiento de sangre.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: