Mirada de MujerOpinión

Propósitos de Año Nuevo

 

MIRADA DE MUJER

Por Luz del Carmen Parra

Propósitos de Año Nuevo

Al iniciar el año, es común darnos la oportunidad de reflexionar y hacer nuevos propósitos de mejora, de intentar atender lo que, por negligencia, o por falta de compromiso, hemos dejado de hacer y que, sin embargo, está en nuestra voluntad, haciendo ruido, llamando al cambio.

Después de la convivencia con nuestros seres queridos y llenos de energía revitalizada, nos disponemos a vivir de la mejor manera una nueva oportunidad, para incorporar a nuestra rutina buenos hábitos, como dejar de fumar, hacer ejercicio, evitar el consumo de refrescos, hacer una dieta, no sé, cada uno, acorde a nuestras propias necesidades, enlistará sus nuevos retos.

Fue en estos días de vacaciones, cuando nos dimos el tiempo para sentir y valorar las relaciones con nuestra familia más cercana, cuando nos dimos cuenta dónde vamos dejando pendientes y cuándo nació el deseo de alcanzar mejores niveles de vida, reconocimos que todo está en nuestras manos para hacer bien las cosas, y decidimos tomar acción.

Ser más amables con quienes nos rodean, pasar más tiempo con nuestros hijos, escuchar a nuestra pareja, ver el lado positivo de las cosas, ser más empático, esforzarnos más en lo que queremos alcanzar, perseverar hasta concretar los objetivos, son necesidades reconocidas tras el contacto y la conexión emocional con nuestra familia, que nos permite recuperar el entusiasmo y nos vuelve a centrar.

Encontrar un mejor empleo, cuidar más el gasto, desarrollar el hábito de ahorrar, ser puntual, emprender un nuevo proyecto, intentar romper con todo aquello que nos impidió avanzar, hacer un balance y poner en ceros la cuenta para darnos la oportunidad, una vez más, de volver a empezar, o de continuar con mayor decisión lo que tenemos empezado.

Habrá quienes aseguren que es absurdo y ridículo eso de formularnos propósitos de año nuevo, podemos ver saturadas las redes con mensajes negativos, algunos asegurando que no durarán más de 4 o 5 días y pasando el día de reyes volveremos a la rutina y todo quedará en buenas intenciones, como tantas otras veces, pero creo que a pesar de haber fallado en la mayoría de ellos el año pasado, algo quedó de bueno, porque seguro más de alguno de los que nos propusimos, los logramos y, eso ya es ventaja.

¿Quién no ha roto sus propósitos de año nuevo? Todos. Pero vale la pena intentarlo. El comienzo de un nuevo año, nos da la oportunidad de escribir un nuevo capítulo en nuestras vidas. Si bien no podemos tener todo bajo control para asegurar el éxito total en nuestros buenos deseos, haremos al menos el esfuerzo por cambiar. Nos permitiremos hacer un balance de lo que hicimos y de lo que dejamos de hacer, reajustaremos la ruta que nos llevará a donde deseamos llegar.

No importa cuántas veces hayamos fallado, si lo intentamos otra vez, como lo dijera el gran Pepe Mujica ante el congreso de su país en su discurso de despedida, “triunfar en la vida no es ganar, triunfar en la vida es levantarse y volver a empezar cada vez que uno cae”.

Siempre es recomendable nutrir el deseo de superarnos, de intentar cada mañana ser mejores, no solo en el ámbito laboral que tanto nos exige por sus altos niveles de competitividad, sino también en lo personal, en lo familiar. Convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos, será una búsqueda constante mientras estemos con vida y conservemos nuestras capacidades físicas, de razonamiento y discernimiento.

Si podemos mantenernos en la lucha dando un paso a la vez, no perderemos de vista hacia dónde vamos. Algunas veces sentiremos que nuestras fuerzas decaen, nos agotará el esfuerzo realizado, pero lo importante será sin duda no renunciar, y seguir adelante después de tomarnos un descanso y retomar las fuerzas. Al finalizar el año, volveremos a hacer corte de caja y nos daremos cuenta de lo que ha quedado pendiente, pero también de lo que avanzamos y volveremos a formularnos nuevos propósitos de año nuevo, visualizando otras perspectivas de crecimiento que nos lleven a alcanzar lo anhelado.

Es así como mantendremos el rumbo y será muy valioso comprender todo lo que hemos aprendido, aceptándonos, conociendo y reconociendo lo que somos y dándole sentido a nuestra vida, agradecidos con la compañía y el apoyo de quienes han permanecido a nuestro lado en el camino recorrido.“

Vamos a abrir el libro. Sus páginas están en blanco. Vamos a poner palabras sobre nosotros mismos. El libro se llama Oportunidad y su primer capítulo es el Día de Año Nuevo.” Edith Lovejoy Pierce.

Les comparto mis redes sociales:
Facebook: @MiradadeMujer7lcp
Twitter: @MiradadeMujer7

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: