Los HechosOpinión

Lo que no dicen las encuestas

LOS HECHOS

Por José Inés Figueroa Vitela

Lo que no dicen las encuestas

Entramos al “periodo de reflexión” respecto del voto que deberemos emitir los ciudadanos el próximo domingo, para elegir a quienes gobernarán desde los ayuntamientos y nos representarán en las cámaras local y federal de diputados.

Este miércoles a la medianoche se cerró el tiempo permitido para la propaganda, con lo que estamos ya en veda electoral y así seguiremos, mañana y pasado, hasta que se consumen las votaciones.

En mayor o menor medida, con mejor o peor tino, el último mes y medio recibimos los mensajes de los actores políticos en la jornada, a través de las redes sociales y de los medios de comunicación tradicionales, hasta habrá quienes de manera directa se hayan topado con algún candidato escuchándole propuestas, recibiendo invitaciones o de menos el saludo.

Parte de estas campañas se han remitido a la publicación de mediciones, sondeos, encuestas, en las que unos y otros contendientes se han declarado ganadores, sin faltar los llamados al “voto útil”.

Corresponde a quienes, aun declarándose en ventaja, han pedido el concurso de simpatizantes de otras cusas “para echarle montón” al que va más arriba, bajo la premisa de unir fuerzas “para derrotar al que no se quiere”.

Más allá de las valoraciones a modo o las publicaciones de encuestas hechas para la propaganda, la ciencia estadística sí permite acercarse al conocimiento real de la intención del voto en cada momento de los procesos electorales.

Las encuestas de salida, hechas de manera aleatoria y estratificada, en forma representativa pues, suelen ser muy concordantes con lo que luego el cómputo general arroja en los saldos electorales.

Lo que no revelan las encuestas, profesionalmente elaboradas, es la incidencia de vectores externos, ajenos a la voluntad popular, que suelen “colarse” en muchas elecciones donde suele alterarse –o pretende hacerse- el destino de la elección.

Si hay compra de funcionarios y representantes de los partidos en las casillas, para rellenar las ánforas, validar o anular votos sin razón, para favorecer a algún candidato o partido en particular, eso no lo prevén las mediciones previas, ni los cálculos en función de lo declarado después de votar por los ciudadanos.

Si hay fallas en la cadena de custodia de los paquetes electorales, desde que salen de las casillas y hasta que llegan a los consejos electorales, sometiéndose a alteraciones en su contenido, eso tampoco lo detectan las encuestas.

Como no prevén cuántos ciudadanos pueden definir su voto el día de la elección, a partir de alguna dádiva, promesa, prebenda, amenaza o cualquier tipo de presión.

Resulta incontable el abanico de posibilidades de incidentes que pueden darse y de hecho se dan en todas las etapas del proceso electoral y aún antes, con la idea de incidir en el resultado electoral, muchas de ellas legales, otra no tanto y otras más de plano condenables.

Ahora fue el PRI Municipal victorense y sus candidatos, el que denunció faltantes de boletas para la elección de diputados locales en los dos distritos locales; ante el dirigente estatal EDGAR MELHEM denunció faltantes y sobrantes en Río Bravo, Matamoros y El Mante.

¿Qué van a hacer con esas boletas?, ¿cuántas más están extraviadas sin que lo sepan los contendientes?

“Hay que estar alertas ante un posible fraude electoral el próximo 6 de junio”, declaró el dirigente municipal priísta, LACHO REYNA, ante los hechos aquellos y el relajamiento del árbitro electoral, JUANJO GUADALUPE RAMOS CHARRE, que se la ha pasado justificando lo que sucede.

Ayer la candidata a su segunda reelección –a través de su hijo- para la alcaldía de Reynosa, ahora bajo los auspicios de MORENA, acusó al gobierno de su otrora partido, el PAN, de privar de la libertad a su colaborador ROBERTO RODRÍGUEZ, a través de los temidos GOPES.

“Continúa la violencia del Estado contra nuestro equipo”, publicó en redes sociales la alcaldesa MAKI ORTIZ DOMINGUEZ, responsabilizando al Gobernador de lo que le pase al “levantado” por los policías estatales.

La diputada con licencia y candidata a la alcaldía de Nuevo Laredo, también de bandera morenista, CARMEN LILIA CANTUROSAS, las vísperas denunció la brutal agresión de que fue objeto el representante ante el INE del partido, ÁLVARO MORENO.

Las imágenes del agredido, con el rostro hinchado y con lesiones visibles, acompañaron la publicación, en la que se le declara hospitalizado, al tiempo que se responsabiliza a panistas del ataque sufrido.

Más de lo mismo, MARIO DELGADO CARRILLO, dirigente nacional de MORENA, en México capital anunció que ayer presentaría una denuncia formal ante la Fiscalía General de la República, por la agresión que sufrió con su comitiva, la semana pasada, al tenor de una gira que realizaba por el Estado.

En su caso, no responsabilizó al PAN del asalto sufrido por civiles armados, pero sí acusó al gobierno estatal de politizar el tema, al emitir un boletín “con la intención de ridiculizar los hechos pero, sobre todo, antes de realizar una investigación pertinente”.

Retó a las autoridades estatales a que presenten todas las imágenes del C4, de las que se habló en el comunicado, asegurando que los interceptores no portaban armas de fuego.

“Nosotros no tenemos necesidad de prestarnos a ninguna simulación”, dijo el dirigente morenista, flanqueado por la Senadora LUPITA COVARRUBIAS y el diputado federal ERASMO GONZÁLEZ ROBLEDO, quienes le acompañaban en la gira de marras.

El Senador AMÉRICO VILLARREAL ANAYA no acompañó este recorrido por el terruño, porque anda bien metido como representante nacional partidista, en la elección de gobernador de Sinaloa, donde por cierto, las ventajas son amplias para ganar la plaza.

Como quiera, desde allá expresó su solidaridad con los correligionarios y condenas al incidente sufrido.

“Este incidente demuestra la fragilidad de la seguridad en el estado; independientemente del partido, las autoridades deben estar del lado de la seguridad de los ciudadanos”, declaró sobre aquello el diputado ERASMO.

Y ciertamente, aunque ha habido avances importantes contra la inseguridad en los últimos años, no han dejado de darse incidentes que insisten sobre la persistencia de vectores desestabilizadores que pueden resurgir en cualquier momento.

En el Congreso Local hoy se celebra la sesión plenaria, en medio de una serie de reuniones de trabajo de las comisiones permanentes, abalizando iniciativas en trámite para emitir dictámenes.

Entre todas, sobresale una solicitud del ayuntamiento de Altamira, pidiendo autorización para manejar su propia comisión municipal de agua potable y alcantarillados, independiente de la que ahora opera en forma conurbada con Tampico.

Puntual promoción, por aquello de lo que puedan determinar los tampiqueños en las urnas el próximo domingo.

Algunas encuestas ponen cuesta arriba la posibilidad de que CHUCHO NADER pueda reelegirse, por sobre lo que sus jilguerillos sigan trinando por ahí.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: